Universidad de Salamanca

Salamanca suma universitarios del mundo a Red4C

La Universidad de Salamanca se une a la Red4C aportando, además de su significación histórica, un carácter formativo científico secular que no ha perdido de vista el entorno y la sociedad para incentivar la implicación social en mitigar del cambio climático.

 

Docencia, investigación e innovación engrosan la Red4C, creada por Red Cambera, con la incorporación de la Universidad de Salamanca (USAL). Desde una de las más emblemáticas universidades públicas españolas, se añade un valioso aporte a la observación de los sistemas biológicos mediante la ciencia ciudadana. Ya que las percepciones que se realizan desde grupos sociales vinculados al medioambiente suponen una importante contribución a los avances científicos. Implementan el esfuerzo, que se viene realizando desde diferentes ámbitos educativos, por incrementar la confianza en la ciencia.

En busca de la universidad despierta

Con la incorporación de la Universidad de Salamanca no es un ámbito educativo superior más el que se une a Red Cambera, en su esfuerzo por invitar a la ciudadanía a pasar a la acción para la adaptación al cambio climático, sino la primera institución educativa europea considerada Universidad en el año 1252.

Desde su fundación, en 1218, han pasado 802 años en los que ha seguido su filosofía inicial de ser un espacio de conocimiento abierto a todos. Tanto es así que reúne a un nutrido alumnado internacional atraído por ser uno de los mejores centros universitarios del mundo para el aprendizaje del idioma español.

El primer espacio universitario europeo en contar con una biblioteca pública se ha implicado estrechamente en buscar la concienciación y capacitación frente al cambio climático. Ya que la Universidad de Salamanca no solo desarrolla grados formativos sino que posibilita la formación de profesorado de Primaria y Secundaria a través del Medialab USAL. Diseñado, con apoyo de la Fundación Biodiversidad, para responder a los desafíos y cambios a los que constantemente se enfrenta y debe adaptarse la ciudadanía ante diferentes problemáticas.

Innovación docente por un mundo mejor

Las tecnologías digitales, apoyando el trabajo en equipo desde cualquier área de conocimiento, impregnan todos sus proyectos e iniciativas diseñados de una manera interdisciplinar y abierta a la sociedad.

Las matemáticas y las ciencias experimentales son vehículos didácticos para entender cómo funciona el clima y la importancia de la educación para el cambio climático.

Los cambios ambientales que ya están afectando a nivel socioeconómico motivan formaciones orientadas a sectores como el cultivo de la vid y la elaboración del vino que ya cuentan con un máster en la USAL.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son una fuente para orientar conocimiento y promover acciones desde la USAL que no solo generan conocimiento sino que impulsan redes que crecen desde la Universidad en torno al cambio climático.

Desde todos los ámbitos educativos, tales como seminarios, se fomenta un desarrollo sostenible global, que conciencie sobre el cambio climático. Así divulgan sobre las diferentes tecnologías para aprovechar la energía solar, el consumo energético y el efecto invernadero o la construcción y rehabilitación de edificios desde una perspectiva de sostenibilidad.

La otra cara del cambio climático

La Universidad de Salamanca cuenta con una Oficina Verde que fomenta la conciencia medioambiental desde los ámbitos político, cultural y universitario. Promover el voluntariado entre los jóvenes universitarios, favorecer la movilidad sostenible no solo en el campus sino en la ciudad. Entre sus más notables acciones cuenta con el Laboratorio Vivo de la Universidad de Salamanca.

Una novedosa concepción de un laboratorio que además de herramienta docente, integrada en el entorno del campus y utilizada para actividades académicas y de sensibilización, favorece un entorno más saludable. Es un bosque repartido entre varios espacios verdes del campus que aporta biodiversidad y contribuye a la compensación de las emisiones de gases de efecto invernadero que genera la Universidad en el desarrollo de sus actividades.

Frente a los retos del cambio climático, contar con la Universidad de Salamanca y su visión de despertar interés más allá del ámbito universitario por un problema ambiental y socioeconómico de máxima urgencia ante el que se debe poner soluciones e implicar a la ciudadanía para su mitigación, es un valioso reconocimiento a un proyecto de investigación social como es la Red4C. Desarrollada gracias al apoyo de la Fundación Biodiversidad, del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y del Centro de Investigación del Medio Ambiente (CIMA) de la Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente del Gobierno de Cantabria.

La ciencia ciudadana y el cambio climático son los artífices de un cambio coherente y racional que las personas sensibilizadas están experimentando y que desde Red Cambera promovemos haciendo que la sociedad, más allá de la mera divulgación de información ambiental relacionada con el cambio climático, lo haga por sí misma gracias a su gran potencial transformador.